¿Frenas o esquivas?

PoluxCriville-LaMoto_es-frenar-esquivar-ruta-moto

Eres prudente y conduces con atención, responsabilidad, respeto e iniciativa. Pero pese a todo puede suceder que aquella maldita furgoneta invada tu carril en el peor momento y sin avisar, un coche fantasma aparezca de la nada sin tener preferencia, ese peatón suicida irrumpa en la calzada sin mirar…

Cuando cualquiera de estos peligros surja en tu trayectoria debes estar preparado técnicamente para reaccionar, ya sea frenando (ver cómo frenar) o esquivando el obstáculo. En ese momento deberás tomar en fracciones de segundo una decisión crítica, consistente en escoger entre las dos opciones, lo cual no es precisamente fácil.

El problema es que muchos motoristas nunca eligen la de esquivar, sencillamente porque no saben hacerlo con la eficacia ni la rapidez suficientes. Hay que tener en cuenta que la maniobra evasiva de esquivar debe hacerse con la máxima contundencia, si no, carece de sentido, porque al menos la alternativa de frenar serviría para reducir las consecuencias del accidente, mientras que esquivar es una opción tipo “todo o nada”, es decir, que si no sale bien el remedio puede llegar a ser incluso peor que la enfermedad. Para acabarlo de complicar el cambio de trayectoria en caso de emergencia no sólo tiene que ser inmediato y brusco si no que debe hacerse sin perder el control de la moto.

Y sin embargo hay muchas situaciones de riesgo en las que es preferible esquivar que frenar, sobre todo cuando el obstáculo que irrumpe en tu trayectoria es relativamente pequeño y puedes evitarlo aprovechando la escasa sección frontal de tu moto (una de las grandes ventajas de las motos respecto a los coches en seguridad activa).

El contramanillar. Demasiados motoristas aún creen que la moto se inclina y gira simplemente desplazando el cuerpo hacia uno de los lados, y que la moto gira en las curvas gracias a ello. Para demostrarles que se equivocan basta ver un piloto de carreras negociando una “chicane”: mientras moto y piloto están inclinados digamos hacia la izquierda sucede que “milagrosamente” y en una fracción de segundo ese mismo conjunto moto-piloto empieza a inclinarse y girar justo hacia la derecha. Resulta pues que no es precisamente la posición del cuerpo del piloto la que determina la inclinación y giro de la moto, sino que el responsable es otro fenómeno, algo muy directamente relacionado con las leyes de la Física (el efecto giroscópico de las ruedas, más concretamente) que llamamos contramanillar.

Para ser rigurosos no es que el desplazamiento del cuerpo del piloto sea incapaz de  provocar un cambio de trayectoria, lo que ocurre es que su efecto resulta tan lento y poco eficaz que no sirve para esquivar un obstáculo en caso de emergencia. El contramanillar es precisamente la solución a ese problema.

PoluxCriville-J&C_Campsolinas-Contramanillar-moto-frenar-esquivar

Veamos en qué consiste la técnica del contramanillar. Consiste en girar (2) ligeramente el manillar en sentido contrario al de la dirección de la curva. En realidad el contramanillar consiste en empujar (1) con la palma de la mano hacia adelante rápida y brevemente el semimanillar correspondiente a la dirección hacia la que queremos desviar la moto (hacia la izquierda en la foto), lo cual equivale a girar el manillar un poquito en sentido contrario. El resultado es sorprendente: la moto se inclina (3) instantáneamente hacia el lado deseado y, lo más importante, gira (4) casi de inmediato en la misma dirección.

Es importante destacar que la moto sólo varia su inclinación mientras giramos el manillar. Este esfuerzo de giro deberá pues hacerse sólo durante un breve instante, hasta que la moto desvíe suficientemente su trayectoria. Cuando dejemos de hacer fuerza sobre el manillar la moto permanecerá inclinada en equilibrio, sin modificar apreciablemente su ángulo de inclinación hasta que volvamos a actuar sobre el manillar.

Recomiendo a los motoristas que no conocen aún la técnica del contramanillar que la empiecen a practicar lejos del tráfico, preferiblemente en una zona abierta fuera del alcance de otros vehículos y sin demasiados obstáculos. La razón es que esta técnica es tan eficiente que al principio podrían inclinar y girar demasiado bruscamente, con el consiguiente peligro.

Recuerdo la primera vez que leí algo sobre esta técnica en una revista de motos, hace más de veinte años. Pensé que era una tontería, pero aún así me animé a probarla un día, por si acaso. Me quedé impresionado por su tremenda eficacia. ¡Parecía cosa de magia que en un instante pudiera inclinar y hacer girar sin esfuerzo aquella pesada moto de 200 kilos; incluso un niño podría hacerlo! En seguida me di cuenta del enorme potencial de una técnica capaz de dirigir mi moto exactamente hacia donde quería, en apenas una fracción de segundo. Desde aquel preciso momento supe que me había convertido en un motorista más seguro.

Artículo publicado en el número 49 de la revista Motoworld.es por los hermanos Joan y Carles Campsolinas (Seguro en moto)

© Agradecimientos y Créditos:  Enlaces, menciones y fotos de esta entrada.

PóluxCrivillé NO A LOS GUARDARRAÍLES ASESINOS

Nota: Puede que los enlaces, imágenes y/o vídeos dejen de funcionar.

Categorías:Conducción Segura

Tagged as: ,

5 replies »

  1. Polux en este post sugiere tener mucha tecnica a nivel de pilotaje,para dar una respuesta.
    Deberiamos constar el conjucto de los factores,para una respuesta oportuna.
    salué!

    Me gusta

  2. Cuando leí el libro “Seguro en Moto” escrito por Joan y Carles, una de las muchas cosas que me gustaron, fué el hecho que aparte de haber hecho una labor de investigación tremenda, sus conclusiones y consejos se basan en experiencias reales… Tras leer el encabezado de este articulo y encontrame con una breve explicación del “contra manillar” utilizado en su CONTEXTO y como herramienta de emergencia (maniobra evasiva, tanto hacia una como otra dirección, es decir para “iniciar” un cambio de trayectoria, y en el caso de evitar un obstaculo también para “retomar” la trayectoria original), lo único que me gustaría recalcar, es que el “contra manillar” es justo eso una HERRAMIENTA (o técnica) DE EMERGENCIA ya que si abusamos de ella y la utilizamos como “norma” para “pasar por curvas” en nuestra conducción habitual por ciudad o carretera, llegará el momento en el que pierda su efectividad y en caso de ealmente tener que usarla, tendrá el efecto contrario y se conertirá en un RIESGO añadido…

    Muchas gracias por la publicación en su contexto Polux 😉

    Me gusta

  3. Hola BHS, perdona que te contradiga pero no estoy de acuerdo en absoluto con tu opinión.
    El contramanillar no pierde efectividad, sino al contrario, se hace de forma casi involuntaria. Es una técnica empleada practicamente en todos los virajes deforma consciente o insconscientemente por el piloto. Abusar del contramanillar es más que bueno. Es la mejor arma efectuado de forma consciente como conducción defensiva, ya que nos proporciona más control e improvisación que una postura racing. La postura inglesa, donde el contramanillar es provocado, es lo más recomendable para giros a baja y media velocidad, para afrontar curvas ciegas o trazadas desconocidas, cuanto más ratonera es la carretera más se debe usar para una conducción segura, fluida y preparada a imprevistos. En curvas rápidas si que es más aconsejable una postura deportiva para bajar el centro de gravedad y aumentar el ángulo de inclinación, pero no todas las vias lo permiten. Saludos en V’sss.

    Me gusta

¿Tienes algo que añadir? ¡Coméntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s