Cuidados de la goma delantera

poluxcriville-via_marcos-rodriguez-garcia-neumatico-moto-delantero

Si con las caídas tontas se te queda una “cara de póker”, sí, esa que no olvidas fácilmente porque te levantas más rápido que caes, con los ojos desorbitados del sofoco y ocultos tras la visera bajada del casco, mientras giras la cabeza rápidamente en busca de testigos jocosos… PuesSs, algo parecido ocurre cuando se te va la burra de delante, probablemente al conjunto pintoresco tengas que sumar un chichón que sobresale de la calota, al más puro estilo de Mortadelo y Filemón, junto a un cabreo gutural en arameo… Y todo, por no mantener como se debe a la rueda delantera.

Vale, bromas aparte, si ya sabes cuidar la goma trasera, ahora le toca el turno al tren delantero, no menos importante que el posterior. Y para ello, le doy las gracias una vez más a Guillermo Artola (ArtolaConsulta.com):

El neumático delantero es el otro punto de contacto de la moto con el suelo, pero además, es el encargado de dirigir la moto y soporta casi todo el trabajo en las frenadas.

El neumático delantero tiene las dos funciones principales mencionadas, además de dar apoyo al conjunto moto-piloto como es lógico. Por eso se hace especialmente importante mantener en buen estado todo el tren delantero y, claro, la parte más sujeta a desgaste y a exceso de trabajo es el neumático.

Lo primero que hay que revisar es el estado de desgaste, operación sencilla de realizar si se tienen unos conocimientos mínimos y se procede meticulosamente. Aunque actualmente los neumáticos se fabrican con distintos compuestos de goma en cada parte de la banda de rodadura, justamente pensando en el trabajo y el desgaste específico que sufre esa zona, lo normal es que la degradación y el desgaste no sean exactamente igualitarios. Mientras en la rueda trasera la parte central es la que antes se desgasta porque cuando la motocicleta esta vertical es cuando se aplica de verdad la potencia, el delantero suele acabarse por la parte media de los flancos. El comienzo de la inclinación para entrar en curva con los frenos accionados es el responsable del desgaste en esa zona, y aunque a primera vista parece tener dibujo suficiente, la verdad es que sólo el estudio del perfil, que se triangula, y de los tacos de goma, que toman forma de diente de sierra, servirá para saber el estado real.

Cuando ocurre lo recién mencionado es el momento de cambiar el neumático, y no es recomendable apurar más la goma porque dejará notar sus carencias justo cuando más se necesita el agarre y cuando más peligroso es un lapsus de éste. Los testigos incluidos en los surcos del dibujo (pequeños tacos de goma que interrumpen el surco mencionado) son una buena medida para conocer el desgaste sufrido, pero siempre que se encuentren en la zona más degradada de la banda de rodadura. Si en algún caso se observa distinto desgaste por un lateral del neumático que por el otro hay que pensar en que la rueda trasera está desalineada, la horquilla o el bastidor torcidos, o los rodamientos de las ruedas o de la suspensión trasera con holgura.

Cuidado con neumáticos que llevan mucho tiempo montados aunque no se hayan usado, porque la goma se endurece y agrieta con el tiempo, y pierde sus propiedades, lo que haría peligroso su uso.

Por último, hay que revisar frecuentemente la presión de inflado. Conviene utilizar siempre un mismo dispensador de aire comprimido, al que se le habrá encontrado el error de medida con un manómetro de calidad. Es importante saber que la tecnología aplicada a la construcción de neumáticos, el dinero empleado en cambiarlos y todos los cuidados que puedan tenerse con ellos no sirven de nada si la presión de inflado es inadecuada.

Los objetos extraños en la banda de rodadura pueden causar un reventón, y esto último en una rueda directriz suele ser difícil de controlar sin perder la verticalidad.

Observa el dibujo con atención, sobre todo en la mitad de los flancos, que es donde más fácilmente se desgasta por empezar a inclinar mientras se frena, un momento delicado de la conducción.

Imprescindible

  • Dispensador de aire a presión
  • Manómetro
  • Buena iluminación

Dificultad

  • Baja

© Agradecimientos y Créditos: Enlaces, menciones y fotos de esta entrada.

PóluxCrivillé NO A LOS GUARDARRAÍLES ASESINOS

NOTA: Puede que los enlaces, imágenes y/o vídeos dejen de verse.

¿Tienes algo que añadir? ¡Coméntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s