Saltar al contenido.

Cómo frenar en moto…

PoluxCriville-Via_Motociclismo_es-frenada-posicion-dedos-conduccion-segura-motoFrenar es fácil, al menos en la teoría. Seguro que sin tener mucha idea aprietas la maneta y/o pedal durante un tiempo y… voilà. Demasiado sencillo, ¿verdad? En la realidad la diferencia entre una buena frenada y cualquier otra radica en el “c-ó-m-o”. ¿Cómo cojo la maneta, con un dedo, con dos o con toda la mano? ¿Y si voy con toda la mano en el puño y me dejo de “deditos en la maneta”? ¿Aprieto de golpe o cada vez más fuerte? ¿Con cuál primero, delantero o trasero? Y tantas otras preguntas más…

Cada una de las entradas anteriores explican su punto de vista y, en conjunto, suponen una gran fuente de conocimiento para extraer lo más interesante y aplicarlo a tu estilo de conducción. La siguiente, de Tomás Pérez, Director de la Escuela de http://www.mutua.escuelaportalmotos.es/, resuelve las dudas planteadas al principio:

Para no dejar ningún resquicio a las dudas ni a las desinformaciones, partimos de la base de que se frena, eminentemente, con el freno delantero y que el trasero cumple una función meramente de equilibrio y dirección de la moto.

– A menudo se produce una confusión entre los conceptos potente y brusco que da, en bastantes ocasiones, con los huesos del motero principiante en el suelo. Frenar con firmeza y potencia o hacer una frenada fuerte y apurada no es, en absoluto, lo mismo que frenar con brusquedad, que hacer una frenada seca y abrupta.

PoluxCriville-escuelaportalmotos-com-frenos¿Cómo evitar esa brusquedad que nos puede llevar con facilidad al suelo? Antes de nada, hablaremos a continuación con el supuesto de un asfalto óptimo y pulcro.

– Primero y sobre todo, con la forma de coger el puño derecho. Si se tiene una mano más bien pequeña –menos de una talla 9 de guante-, es conveniente acostumbrarse desde el principio a agarrar el puño derecho con toda la mano y dejar el dedo índice sobre la maneta del freno. En casi todas las manetas existe una escala de regulación para aproximarla al puño. Antes de sacar la moto de la tienda, conviene regular esa aproximación.

Si se tiene una mano más grande -la mía es de las más grandes y uso una talla entre once y medio y doce- podremos permitirnos dejar los dedos índice y medio sobre la maneta, porque tendremos fuerza suficiente con el resto de la mano para sujetar el manillar en el 90% de las circunstancias.

Ya sea con uno o con dos dedos sobre la maneta, nos acostumbraremos a conducir siempre así, cogiendo el puño derecho de esa forma.

¿Qué ocurre si llevamos toda la mano agarrada sobre el puño del acelerador? Que cuando surge un imprevisto, un sobresalto –por el hecho de ser principiante se multiplican por diez o por más el número de éstos en comparación con los que tienen más experiencia-, nos asustamos, como principiantes que somos y reaccionamos con un instintivo manotazo sobre el freno, las pinzas muerden seca y bruscamente los discos y tenemos todas las papeletas para irnos al suelo.

– Segundo. Conviene que durante los primeros kilómetros que hagamos con esa moto, o, simplemente, nuestros primeros kilómetros en moto, simulemos, cuando circulemos por alguna vía solitaria y apartada, tantear el freno con sumo cuidado; hacer pequeñas frenadas para ir cogiendo su tacto.

– Tercero. Una vez que nos acostumbremos a tener uno o dos dedos sobre la maneta, cuando las circunstancias nos exijan una frenada decidida y potente, tiraremos primero de la palanca con ese dedo o dos dedos, y una décima después incluso con los cuatro, apretando la maneta con toda la fuerza que nos exija el escenario en el que nos encontremos. Estoy hablando de evitar una colisión o algo semejante.

PoluxCriville-Aprilia-mano-freno-frenada-posicion-dedos-conduccion-segura-moto-Caponord-1200

Debemos de combinar al máximo progresión y potencia, suavidad y fuerza sobre la maneta. Tenemos que ir tanteándolo al mismo tiempo que adquirimos una sensibilidad en los dedos de la mano derecha que nos transmita la intensidad exacta con la que estamos frenando realmente la rueda.

Hay que llegar a sentir las pastillas mordiendo los discos, o el disco, en nuestros dedos. Para ello repetiremos diferentes frenadas en una vía solitaria o incluso en un aparcamiento, con tal de que tengan, eso sí, un piso, seco y limpio, de excelente calidad. Apretando unas veces con más fuerza y otras con menos, siempre con esa progresividad fundamental para no caerse, de la que ya hemos hablado, observaremos las reacciones del tren delantero hasta hacernos una idea de cómo el neumático se agarra al asfalto cuando provocamos la deceleración.

Una vez conseguida esa cierta sensibilidad, vigilaremos el agarre del asfalto y en general lo que estamos pisando en el momento de retener la moto. Por ejemplo, en una frenada un tanto apurada porque nos ha sorprendido un semáforo en rojo, es muy común encontrarnos en nuestra trayectoria una tapa de registro del alcantarillado. Debemos de alcanzar una precisión tal que nos permita aflojar –no del todo- la maneta cuando la rueda delantera pisa el metal y volver a apretar cuando la hayamos dejado atrás para sacarle todo el rendimiento a la frenada.

PoluxCriville-Motociclismo-es-frenada-posicion-dedos-conduccion-segura-moto

Podemos prolongar la frenada hasta dentro de la curva si lo necesitamos; y, siempre que marquemos esa progresión de la que tanto hablamos, se puede frenar en medio de esa curva con mucha más potencia de la que algunos imaginan. Por otra parte, muchos se sorprenderían de las apuradas de frenada que se pueden hacer en tierra con una moto de cross. La cuestión es alcanzar ese tacto que dará una buena dosis de seguridad.

Íntimamente unido a éste y sirviendo de puente con la parte en la que trataremos el abordaje de las curvas, encontraréis el próximo apartado titulado “Escanear el asfalto“.

© Agradecimientos y Créditos: Enlaces y menciones de esta entrada.

PóluxCrivillé NO A LOS GUARDARRAÍLES ASESINOS

Nota: Puede que los enlaces, imágenes y/o vídeos dejen de funcionar.

5 respuestas »

  1. Excelente artículo. Para mí es fundamental conducir SIEMPRE con los dedos índice y corazón en la maneta de freno, posición que te permite frenar, acelerar y sostener el semimanillar SIN ABRIR LA MANO NI CAMBIAR LA POSICION DE LOS DEDOS (ganas tiempo de reacción), y además incluso si frenas demasiado bruscamente en caso de pánico únicamente con dos dedos es más difícil bloquear la rueda delantera. En cambio con sólo el dedo índice en mi opinión la presión que puedes ejercer sobre la palanca es insuficiente para frenar con eficacia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola,

    Yo siempre llevo dos dedos en la maneta de freno (uso una talla 9-10 de guante) y para mi de momento ha sido suficiente, no he sufrido una frenada donde me haya hecho falta más presión. De hecho, alguna vez me ha saltado el ABS solo con esos dos dedos. Y de hecho, esta posición de la mano derecha se la debo precisamente a Tomás, ya que cuando me saqué el A2 hace poco y me compré mi moto (bicilindrica de 650cc) me di cuenta que en realidad no tenia NI IDEA de como ir encima de la moto, así que me puse a investigar por internet y acabé viendo una serie de vídeos de Tomás donde enseñaba todo lo básico. Me considero afortunado por ello.

    Entrando ya en materia, mi comentario va dirigido a coger la maneta de freno con toda la mano derecha. Uno de los principales problemas que tuve que afrontar al principio era no tener delante al ingeniero que decidió que el freno y el acelerador se montarían sobre el mismo puño, el derecho. Imposible controlar una frenada y desacelerar al mismo tiempo!!!. Ahora ya lo tengo controlado, pero pasé lo mio hasta acostumbrarme.

    Sin embargo, creo que una de las técnicas que más pueden ayudar en la frenada (y en ello estoy ahora, despacito y con calma) es lo que se llama, o llaman “golpe de gas” (Polux, Joan, os animáis a hacer un artículo sobre este tema?). Ya he sufrido algún trallazo por intentar reducir marchas más rápido de lo recomendable porque me quedaba sin espacio. El problema, como siempre, es la inestabilidad que genera en la moto y la posibilidad de caída. El golpe de gas, por ahora, está por encima de mis posibilidades, pero siempre que afronto una frenada controlada y en recto, pienso en practicarlo. El caso es que veo esta técnica totalmente incompatible con la frenada con toda la mano. Y no hay que olvidar que cuando frenas, corregidme si me equivoco, para que la maniobra sea efectiva también hay que ir realizando cambio de marchas porque si no, corres el riesgo de que la moto se te cale, tirón y al suelo, justo lo que se pretende evitar. Y peor todavía, coger la maneta del embrague y sacar el freno motor de la ecuación, que como novato modelo (voy pasando religiosamente por todos los errores!) también he hecho.

    He de avisar que conduzco principalmente por ciudad, con una buena parte de autovia.

    Saludos.

    Me gusta

  3. Recojo el guante respecto al golpe de gas, Rtercero, por alusiones:

    Las ventajas inequívocas de esta técnica son las siguientes, a mi entender:

    1) Disminuye la posibilidad de bloquear la rueda trasera al reducir, algo relativamente fácil si no se aplica debido a la escasa adherencia disponible en esa rueda en caso de frenar demasiado fuerte.

    2) Como bien dice Pólux, reduce el desgaste de la transmisión (cadena, primario y secundario) a consecuencia de que la reducción es menos brusca.

    3) Perdonadme la frivolidad, pero hay cierto placer estético en aplicar esta técnica, porque cuando lo haces eres como un pianista, comparaciones radicales al margen: empleas todo a la vez, los dos dedos de la mano derecha para frenar, la muñeca derecha dando el golpe de gas, la mano izquierda apretando el embrage, el pie izquierdo reduciendo una marcha, el pie derecho accionando el freno trasero; sin olvidar la presión sobre el manillar correspondiente que va a permitirte inclinar la moto en el momento preciso mientras tu mirada busca el ápice de la curva y te preparas para abrir gas dulcemente lo antes posible,… Si eso no es arte sinfónico en estado puro que alguien me convenza de lo contrario.

    Un último comentario respecto al golpe de gas: hay que darlo con la intensidad justa y en el instante oportuno, si no no sirve de nada, incluso puede resultar contraproducente (¡imagínate que abres gas con el motor aún embragado en plena frenada!), y por si fuera poco debe hacerse sin variar la presión sobre el freno, lo cual no resulta fácil considerando que lo haces todo con la misma mano. En resumen, no es una técnica sencilla de aplicar, pero cuando la has domesticado te aseguro que no podrás prescindir de ella.

    Le gusta a 1 persona

¿Tienes algo que añadir? ¡Coméntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Artículo al azar

Categorías

Archivo

Podcast

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos artículos por correo.

Consumo

Estadísticas

  • 2,363,926 Visitas

Cont@cto

Escribe a @PoluxCriville #ConduccionSegura

A %d blogueros les gusta esto: