Saltar al contenido.

Instalación de latiguillos metálicos

A mi bandida ya le queda poco para cumplir dos añitos expirando así también su garantía. A partir de entonces muy probablemente sea yo quien me haga las revisiones en el “Taller PóluxCrivillé” como me llama Ares. Aceite, filtros, bujías y todo aquello que esté de mi mano. Seguro que estará más mimada que ahora, que no es poco…

Dentro de esas tareas de mantenimiento y mejoras de mi negrita, encuentro una solución que lleva tiempo rondándome la cabeza y es la instalación de unos latiguillos metálicos que mejoran el tacto y frenada. Todos los que lo llevan (incluidos los no “R’s”) así lo afirman en distintos foros. Yo quiero probarlo en primera persona y quizá sea el hecho de que los originales de goma, con el tiempo, terminan por requerir un cambio que me decida a instalarlos… Mientras espero a que llegue ese momento, me quedo con este buen trabajo realizado por Mariano Hinjos para SoyMotero.Net:

Instala tú mismo unos latiguillos con un método fácil y sencillo por Mariano Hinjos

Los latiguillos metálicos, para aquellos que no lo sepan, mejoran la calidad de frenada gracias a su falta de dilatación ante el calentamiento del circuito en comparación con los de goma y por lo tanto en el tacto de los frenos, pero no vamos a dedicarnos a discutir sobre su utilidad, sino que vamos a describir un método para instalarlos del modo mas sencillo o al menos eso pensamos.

En nuestro caso hemos adquirido unos latiguillos HEL, el juego específico para nuestra moto con delanteros y trasero sale por 99€ con los gastos de envío incluido y le podemos añadir el líquido de freno, en nuestro caso 10€ más de un DOT 5.1, no os preocupéis por cambiar el DOT no afecta en nada salvo que aguanta más temperatura. EL LÍQUIDO DE FRENOS NO ES REUTILIZABLE TENÉIS QUE CAMBIARLO.

Lo segundo y desde nuestro punto de vista fundamental para comenzar que te hagas con unos cuantos trapos, explicarte que el líquido de frenos es altamente corrosivo y venenoso en contacto con la piel, mucho cuidado donde caiga ya que te puede desde levantar la pintura a dejarte unas marcas imborrables incluso en las llantas. A parte de todo esto, primero mira bien la herramienta que te hace falta y comprueba que accedes a todas las partes de tu moto sin problemas, normalmente el freno trasero suele ser el de más difícil desmontaje. Os recomiendo que tengáis unas tiras de trapo, luego veréis el porqué, os pongo unas fotos de como he colocado los trapos para realizar las operaciones.

A parte de los trapos os recomiendo un tarrito de cristal (recordad que es un liquido contaminante) y unos tubos de plástico y os preguntaréis ¿de donde saco yo unos tubos de plástico adecuados?, muy sencillo, podéis encontrarlos en alguna ferretería y seguro en una farmacia, preguntáis por unos tubos para máquina de aerosoles o por una mascarilla que suele venir con los tubos, fácil ¿no?, con un tubo partiéndolo por la mitad tenemos para las dos pinzas. Adicionalmente os recomiendo este vendedor de ebay que vende Automatik Bremsen-Entlüfter-Ventil os facilitará el trabajo a un precio muy bueno (11,55€ con los gastos de envío) y es una herramienta increíble, luego os explico el porqué.

PASO 1.

Para vaciar el circuito quitamos la tapa dejando el líquido al aire, cuidado siempre esta a la derecha el de la izquierda lo llevan algunas motos que disponen de embrague hidráulico, y permitiendo la entrada de aire, nos vamos a las pinzas aquí tenemos el tapón del sangrador y el propio sangrador.

Quitamos los tapones del sangrador y metemos bien hasta el fondo el tubo. Ahora los sangradores los aflojamos un poquito, aproximadamente 1/4 de vuelta es más que suficiente, metemos el terminal del tubo en el bote.

Ahora comenzamos a frenar a tope, sin prisas, de manera continua en poco tiempo veremos como el líquido va cayendo lentamente al tarro y como la maneta cada vez se vuelve más y más blanda. Llegará un momento en que observamos que comienza a salir aire y ya no somos capaces de seguir sacando líquido, es el momento de aflojar el racor de la pinza, veréis que no están excesivamente apretados, ahora seguramente caerán unas gotas o incluso un chorrito, nunca se vacían del todo, podemos ayudar a la limpieza con la puntita de un trapo absorbiendo los pocos restos que queden.

Ahora para no provocar caídas del líquido, ya que puede quedar en nuestro latiguillo, con las tiras de trapo mencionadas con anterioridad realizamos un nudo de esta manera, es un truco tonto pero útil para que no se caigan gotas en lugares no deseados.

Si tenemos otra pinza repetimos los pasos, en mi caso tengo doble pinza y los latiguillos originales no salen dobles de arriba sino que tiene un doble racor en la pinza derecha hacia la izquierda por lo que para el vaciado he preferido empezar por la de la izquierda.

Nos queda aflojar el racor de la parte de arriba, junto al depósito del líquido, si tenemos un papel absorbente o trapo podemos quitar los restos de líquido del depósito.

PASO 2.

Ya tenemos todo quitado, y nos toca colocar los latiguillos, el trasero es fácilmente identificable uno de los banjos viene con curvatura y acabado metálico sin color perteneciente al trasero, el resto me costo saber como se ponían y de hecho creo haberlos puesto bien, pero no viene identificado , por cierto importante si ves que los dos latiguillos delanteros son iguales de longitud es porqué el racor doble va ahora en la cubeta y no en el freno delantero derecho como en mi caso. Dejé dos curvaturas para la parte de arriba, en el otro extremo tenemos un banjo recto (derecho) y uno curvado (izquierdo), podéis ver el acabado.

Pinza derecha. Pinza izquierda.

Por supuesto, aunque quede de más decirlo, tenéis que poner junta-banjo-junta-banjo-junta para el doble y junta-banjo-junta, para los simples.

El apriete es suave no os paséis, normalmente llevan unos 20nm para los racores, yo utilicé una llave de carraca normal, aprieta suave y para los sangradores muy suave.

PASO 3.

El más importante y pesado, el SANGRADO, para ello tapa abierta y sangrador abierto, como lo dejamos en el paso 1.
Aquí tenemos primero que rellenar bien la cubeta del líquido de frenos y comenzara bombear sin parar presionando el freno de manera seguida, para que no entre aire, esta operación lleva aproximadamente 30 minutos y cuando comienza a ponerse dura sin soltar el freno se debe apretar el sangrador cerrándolo. Este es el método más tradicional.

ALTERNATIVA PASO 3.

Ahora es donde interviene nuestra famosa pieza que antes os mostré, bien pues con esta pieza se pasa de 30 minutos a menos de 5, sí como oís, increíble. El funcionamiento es muy sencillo, ponemos nuestra pieza especial y con una llave Allen pequeña dejamos pasar aire al aflojar la pieza, dejarla abierta ligeramente y comenzamos con el mismo proceso de bombeo cuando te quieres dar cuenta ves salir el líquido de freno por el sangrador y sin una sola burbuja de aire que se llene un buen trozo del tubo de líquido de freno así nos aseguramos de no ver burbujas y lo cierras.

FRENO TRASERO.

Los pasos son los mismos, la diferencia es que generalmente necesitamos un extensor para nuestra carraca ya que la tuerca del latiguillo original suele estar en un lugar de difícil acceso.

Para poner el racor pegado a nuestro pedal de freno a mi se me antojo dificilillo, ya que el latiguillo hace una curvita que fuerza el posicionamiento fácil de nuestro racor, de hecho yo operé metiendo la mano desde la parte contraria al racor.

Una vez puesto para poner el trasero y puesto que yo tuve que pasarlo por varios pasos decidí encintarlo, ya que al ser de aluminio de color es fácil arañarlo sin querer, yo lo hice de este modo.

PASO 4 OPCIONAL.

En los latiguillos delanteros con un poco de cinta aislante o de otro tipo les di una vuelta sobre si mismo y luego los fije a cada pasador a ambos lados de modo que nunca rozarán ya que se quedarán situados en el centro y estéticamente no es visible, para los delanteros.

Para los traseros utilicé unas bridas de velcro ya que el efecto de la cinta aquí es inevitable que sea visible y estéticamente no quedaría bien, bueno lo dicho este paso es opcional.

Estos son los acabados:

© Agradecimientos y Créditos: Enlaces y menciones de esta entrada.

Entradas relacionadas: Categoría Revisiones, cambios y mantenimientos…Categoría Seguridad Vial

Nota: Puede que los enlaces, imágenes y/o vídeos dejen de funcionar.

2 respuestas »

  1. Visto así parece facilón, pero ya sabes aquello de que: "nada es tan fácil como parece, ni tan difícil como nos quieren hacer ver en los manuales" (no sé si la cita dice exactamente así). Es bastante habitual ver ese tipo de latiguillos en motos deportivas, pero en nuestras motos de calle ¿notaríamos realmente mucha diferencia?. Me gustaría contar con la opinión de alguien que los haya probado, y no tirar el dinero inútilmente. Pasa como con los cambios de escapes que por sí solos no mejoran las prestaciones de la moto, en contra de lo que muchos creen, salvo que el cambio sea debido a motivos estéticos o de amor al ruido. Es mi opinión. Gracias por la aportación Pólux.Cordiales saludos.

    Me gusta

¿Tienes algo que añadir? ¡Coméntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Artículo al azar

Categorías

Archivo

Podcast

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos artículos por correo.

Consumo

Estadísticas

  • 2,370,329 Visitas

Cont@cto

Escribe a @PoluxCriville #ConduccionSegura

A %d blogueros les gusta esto: