Saltar al contenido.

“Somos un país de maleducados”

Haciendo mi repaso diario a mis sitios favoritos de la red de redes, me he encontrado con una excelente entrada escrita por un conocido mío de la revista MotoViva, Gonzalo de Martorell, de la que no puedo estar más de acuerdo al hilo de las últimas “reflexiones” de nuestro máximo responsable de la DGT aunque, por otra parte, no deja de ser una gran verdad sobre la tremenda realidad que vive nuestra sociedad actual. Chapeau, Gonzalo:

(c) Gonzalo Martorell He gastado un montón de tiempo y de tinta escribiendo sobre lo mal que se gestiona la seguridad vial en España, sobre lo ineptos que son tales o cuales políticos y sobre las mentiras de estas o aquellas decisiones administrativas. Y todo eso es, en mi modesta opinión y con los matices que se quieran, cierto. Pero hay una cosa de la que ni la DGT ni el Gobierno ni el Congreso de los Diputados tienen la culpa. La razón fundamental que hay detrás de la mayoría de accidentes de tráfico, de determinadas actitudes en la carretera y la que explica porqué y cómo conducimos como conducimos.

España es un país de maleducados.

El nuestro es un país donde la mala educación, la falta de modos y el incivismo campan a sus anchas. No, no digo que todos los españoles sean maleducados, así, generalizando.

Lo que digo es que los maleducados se han hecho con el control de la calle y todos hemos asumido ya como normal, como inevitable, padecer un cierto nivel de mala educación.

Y como los incultos, los incívicos y los groseros se han hecho con el control de la calle habrá que deducir, por tanto, que son más numerosos.

La mediocridad se ha convertido en norma. El desprecio al diálogo en costumbre. La falta de respeto al discrepante, en el octavo pecado capital hispánico y la ley del mínimo esfuerzo en estilo de vida.

El “Por Favor”, el “Gracias” y el “Perdone” caminan inexorablemente hacia la extinción por caída en desuso. La ignorancia se exhibe con descaro y no haber leído jamás un libro es motivo de orgullo.

La televisión muestra como referentes a verdaderos analfabetos funcionales. Tener un mínimo de aspiraciones intelectuales le convierte a uno en un friki, en un pijo o en blanco potencial de todas las collejas escolares.

Las calles están llenas de malcriados y/o nuevos ricos que se creen con derecho a insultar a cualquiera que se interponga en su camino, imponer a base de gritos sus razones e ignorar cualquier regla que no les convenga. Todo ello con el pretexto de la libertad y, por supuesto, acusando inmediatamente de “facha” o “fascista” a todo aquel que ose recordar que las sociedades civilizadas y democráticas tienen unas normas de convivencia.

Padres gilipollas que insultan a los profesores que han tenido la desfachatez de decirle a su niñito que es un caradura.

Parientes imbéciles que agreden a médicos porque no consideran suficientemente bien atendidos a sus enfermos.

Alumnos vagos que ni estudian ni dejan estudiar pero pasan de curso con 5 suspensos, en aras a una pretendida igualdad que la vida real no depara después.

Pequeños tiranos de ropa de marca y porrito precoz, más listos que nadie y más guays que todos. Marquesitos antisistema de Playstation a todo trapo y Messenger echando humo.

Papás que nunca dicen “no” para no parecer “poco enrollaos”.

Mamás que lo tapan todo, no sea que el niño se deprima.

El cáncer de la incultura ha hecho metástasis y hemos educado a toda una generación en la máxima “Todo derechos, ningún deber y cero responsabilidades”.

Así nos luce el pelo.

Porque así es exactamente como actúan esas generaciones perdidas cuando se sientan al volante o al manillar.

La falta de educación; esa falta íntima, profunda e insultante de respeto a las otras personas, sus bienes, opiniones y circunstancias, no la solucionan los radares ni las penas de cárcel.

La incapacidad de asumir responsabilidades, de respetar las normas y mostrar empatía hacia los demás no cambia con campañas televisivas.

Preferir la chulería al dialogo y los testículos a la prudencia no se arregla a base de impuestos.

© Agradecimientos y Créditos: Pasabaporaqui.

PoluXciting_NoalosGuardarrailesAsesinos

3 respuestas »

¿Tienes algo que añadir? ¡Coméntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Artículo al azar

Categorías

Archivo

Podcast

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos artículos por correo.

Consumo

Estadísticas

  • 2,368,052 Visitas

Cont@cto

Escribe a @PoluxCriville #ConduccionSegura

A %d blogueros les gusta esto: