Comparativo: Kawasaki ER-6F vs Suzuki GSX 650 F.

Dos peso medio de valor seguro para todo

Por Antoni Guinovart Caballé

En nuestra sociedad capitalista podemos comprar por capricho, movidos por la moda, por culpa de un anuncio… Pero hay productos que saben compaginar la necesidad y la gracia; debido a ello, estas dos japonesas son un valor seguro…

Kawasaki ER-6 F Sin complejos

Con un buen motor, una estética agresiva y una lograda posición de conducción, la ER-6 F se plantea como una opción que hay que tener muy en cuenta si lo que buscas es una moto que te haga disfrutar del día a día.

La Kawasaki ofrece soluciones originales como el chasis en estructura diamante, el amortiguador lateral inclinado o la configuración del motor: bicilíndrico paralelo que responde con decisión a cualquier régimen.

Es la moto tranquila de la marca, pero esto no le supone ningún complejo. La delatan sus discos lobulados, el escape en la quilla que mejora la manejabilidad y un motor sorprendentemente alegre a altas revoluciones. Sin hacer mucho ruido en el mercado, desde que apareció, la ER-6 se ha dejado ver por carreteras y calles de todas la ciudades. Hoy sabemos que se trata de una moto fiable, divertida y funcional.

Estéticamente, la ER-6 F consigue diferenciarse claramente del resto de nakeds gracias a detalles como el escape por la quilla, el amortiguador lateral inclinado, los intermitentes delanteros integrados y un carenado con acabados de gran calidad.

En Kawasaki se esforzaron mucho para controlar el peso y distribuirlo adecuadamente. Éste es el secreto de su buen comportamiento dinámico, de la facilidad con que nos acoplamos a su estilo y de su manejabilidad. A ello hay que sumarle la lograda posición de conducción, tanto en carretera como en ciudad. El manillar queda cerca del conductor y las piernas pueden ir bastante juntas gracias al bicilíndrico paralelo y al depósito de medidas razonables. El mullido del asiento es confortable y el pasajero podrá sujetarse bien gracias a las dos asas de que dispone.

El bicilíndrico de 649 c.c., LC DOHC cuatro válvulas por cilindro y 76,8 CV queda fijado a un chasis tubular en acero redondo en forma de diamante. El motor es suave hasta las 6.000 rpm; a partir de ahí, tanto el sonido como el empuje aumentan considerablemente. Cuando giramos a altas vueltas, el cambio se vuelve algo impreciso y, la verdad, podría hacer menos ruido…

El amortiguador lateral inclinado va unido al basculante sin bieletas, algo que solamente será un hándicap con el asfalto muy bacheado. La horquilla convencional de 41 mm soporta perfectamente la frenada de las pinzas Tokico de anclaje convencional sobre los discos de 300 mm. Gracias al ABS ganamos un extra de seguridad con el piso en mal estado. De hecho, pudimos comprobar que tiene un funcionamiento bueno por lo imperceptible. El ABS, por el que pagaremos 970 euros más, resulta realmente una buena opción.

El cuadro de instrumentos es sencillo: dos esferas negras y una pequeña pantalla para el odómetro y los parciales. Los números del velocímetro podrían ser algo más legibles y se echa en falta un indicador de temperatura del motor, del nivel de gasolina o de la marcha engranada.
Una buena moto tanto para ellos como para ellas, para los que quieren tener su primera máquina grande o simplemente para aquellos que deseen una motocicleta tan buena tanto para el día a día como para salir los fines de semana o, incluso, viajar solo o acompañado.
Puede ser vuestra por 6.225 euros y por 7.199 con sistema de frenada ABS.

(c) SoloMoto30.com

Suzuki GSX 650 F ¡Por fin, viernes!

La Suzuki GSX 650 F es una buena moto para el día a día, pero donde se comportará impecablemente es en nuestras salidas de fin de semana: económica, cómoda y muy suave de funcionamiento.

La Suzuki tiene un motor delicioso, una ergonomía que invita a viajar y un peso de verdadera moto grande. Su completo cuadro de instrumentos es ya un buen argumento de venta.

Respecto a las anteriores GSX F, la nueva 650 ha mejorado en todos los aspectos: es más deportiva, más atractiva, más ligera y muy cómoda en todos los sentidos. Su punto fuerte está en el motor tetracilíndrico de funcionamiento suave y silencioso, entrega de potencia constante y lineal y rendimiento económico. La Suzuki te permite hacer tiradas de más de 300 km.

Una sport de media cilindrada con intenciones deportivas debe encontrar un buen compromiso en su posición de conducción, pues debe ser agradable cuando circulemos por la ciudad y también cuando vayamos a recorrer alguna carretera. Puestos a elegir, los japoneses de Hamamatsu han optado por una posición muy cómoda de piernas, pero han alejado bastante los manillares, de manera que tienes que ir algo estirado sobre la moto. Por suerte, al estar el manillar bastante alto, no cargarás demasiado peso en las muñecas. La posición es más agradecida en carretera y en autopista que en ciudad. El depósito de 19 litros nos obliga a mantener las piernas demasiado abiertas. Es una lástima que el acompañante sólo disponga de un asa para sujetarse. Como es habitual en la marca, el mullido del asiento es generoso y confortable. Las cuatro estriberas vienen con goma para evitar la transmisión de vibraciones, pero también podrían ser un poco más atractivas.

El carenado de la GSXF está mejor acoplado que en otras motos de la firma, aunque aún puede mejorarse… Los retrovisores son grandes y útiles; gracias a la finura del motor podremos ver a través de ellos sin el entorpecimiento de las vibraciones. El carenado nos protege muy bien en autopista, donde es fácil tragar kilómetros sin darnos cuenta. Beneficia a su apariencia los intermitentes con las tulipas en blanco; si se hubieran integrado en el carenado, ya habría sido lo más…

Las suspensiones, aunque no permiten más que la regulación en precarga, trabajan muy bien siempre que no le pidamos peras al olmo. La moto se mueve sin inercias ni rebotes inesperados en los cambios de sentido, se mantiene firme en autopista y aguanta estoicamente las frenadas fuertes.

El cuadro de instrumentos está muy al día gracias al deportivo fondo blanco y a la pantalla digital. Además de lo que es habitual, nos informa de la marcha engranada, la temperatura del motor, la gasolina e incluso tiene un led que nos avisa del sobrerrégimen.

La GSXF lo hace todo bien: motor delicioso –el mismo que las Bandit 650, 4 cil. 4T LC DOHC 16 V de 85,5 CV de- potencia máxima, comportamiento noble, buena ergonomía y un precio y un consumo para todos los públicos. Un buen trabajo que se hace pagar a 6.399 euros..

El resto del artículo está publicado en la revista mensual Solo Moto Treinta nº 308, a la venta en los quioscos de toda España desde el 16 de septiembre 2008. Si no lo encuentras en tu quiosco habitual lo puedes adquirir…
Escribiendo al e-mail suscripcion@alesport.com
Llamando al teléfono 932 973 905

© Agradecimientos y Créditos: SoloMoto30.com.

PoluXciting_NoalosGuardarrailesAsesinos Technorati Profile

Categorías:Prensa y comparativas

1 reply »

¿Tienes algo que añadir? ¡Coméntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s